Mini Cart

  • No hay productos en el carrito.

CÓMO SE HACEN LAS TOALLAS TURCAS

Cada año hacemos las maletas y nos dirigimos a la playa. Ponemos nuestras toallas en la arena y disfrutamos del sol. Pero casi nunca nos detenemos a pensar de dónde provienen nuestras toallas y por qué es importante.

Una toalla es una parte tan importante de unas buenas vacaciones y es útil de tantas maneras que es esencial contar con un buen producto en el que pueda confiar. Las toallas turcas tienen una larga historia, y se presta mucha atención a cada detalle de cómo se hacen.

Aquí, hablaré sobre cómo cada paso es parte de una larga tradición de calidad y belleza.

Directamente de la fuente original

Las toallas turcas obviamente se originan en Turquía, y las nuestras no son diferentes. Están creados de algodón 100% turco. El hilo se hila primero y se teje a mano en un telar. Cada franja está anudada a mano. Este proceso intensivo en mano de obra al principio es lo que permite que las toallas se sostengan, se usen después del uso y se mejoren y se ablanden con el tiempo.

Las toallas turcas tienen un estilo único

Cada diseño de toalla es diferente, y vienen en una variedad de colores y tamaños. Cada uno tiene que tener una forma especial en los diseños y colores que se vean mejor. Luego se inspeccionan, embalan y envían cuidadosamente.

Haciéndolo tuyo

De nosotros, las toallas turcas van directamente a usted, donde se pueden usar para casi cualquier cosa. El algodón de alta calidad los hace absorbentes, y la técnica especial utilizada para tejer el algodón los hace extremadamente duraderos. Las toallas son, por supuesto, perfectas para la playa, pero también se pueden usar como una toalla de baño, una toalla de viaje y cualquier cosa intermedia.

¿Vale la pena?

El algodón turco es muy absorbente, pero absorber agua no es todo lo que necesita hacer una toalla. Debe secarse igual de rápido, o te quedarás atrapado con una toalla mojada todo el día. La toalla de algodón turco más delgada es el equilibrio perfecto para absorber y secar, en comparación con algo como el algodón egipcio que es bueno para la absorción pero no se seca tan rápido.

Con su estatura más delgada, las toallas turcas también son mucho más fáciles de viajar y empacar en su bolso de playa o incluso en su maleta, si se va de vacaciones a la playa. Vienen en una variedad de hermosos colores y formas que seguramente todos estarán celosos de ti si no tienen uno.

El proceso de hacer y recibir una toalla turca es sorprendentemente simple cuando se hace correctamente. Con el trabajo honesto, el respeto y la tradición involucrados, se eliminan pasos adicionales innecesarios, devolviendo el proceso a lo que debería ser. Los buenos materiales y la artesanía al principio crean un buen producto al final, es así de simple. Invertir en una toalla turca puede ser gratificante en los próximos años. Todo el esfuerzo sin duda vale la pena en un producto tan maravilloso.

Artículos relacionados

Deje su comentario.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comprar Más opciones de pago Compre ahora con